LILI ST CYR MISS MAMBO

«Don’t dream it… be it» sonaba en la escena de la piscina de «The Rocky Horror Picture Show» y una jovencísima y debutante Susan Sarandon en su papel de Janet cantaba esas palabras: «God Bless Lili St. Cyr»

De ahí que yo, una jovencísima también actriz, fan de RHPS y de la belleza y glamour de las artistas «picantes» de las épocas antiguas, me pusiera a investigar quién era la tal Lili.

Se decía, se rumoreaba, la información llegaba medio sesgada…y se traducía en que había sido la primera actriz en hacer un desnudo integral en el cine americano, que había sido la primera striper de EEUU, que había sido la primera protagonista de una película erótica norteamericana… bla bla bla, bla bla bla, no daban ni una.

 

Si acaso hubieran dicho que hubo un momento en que fue la artista de Burlesque mejor pagada de EEUU, o que fue una de las artistas más veces arrestadas por la «indecencia» de sus shows, o que fue una de las primeras artistas de Burlesque reconocidas y «famosas» que llenaban grandes teatros, de la época de Gypsy Rose Lee… Habrían acertado bastante más.

Para mí, Lili St, Cyr, para empezar, es una de las criaturas más perfectamente hermosas que ha dado la madre naturaleza. Mira:

Nació el 3 de Junio en Minnesota (Minneapolis), tras la fuga de su padre al enterarse del embarazo de su madre.

Lili se hizo famosa antes de empezar su carrera, a causa de su primer matrimonio con un célebre corredor de moto, que duró once meses.

Había aprendido a bailar desde bien pequeña, y tras su primer matrimonio, Lili se sentía algo perdida. Fue acompañando a sus hermanas a una audición, que la contrataron a ella y obtuvo su primer trabajo y sueldo como showgirl.

 

Se dice que fue una artista reservada, que no hablaba en los camerinos, a los que consideraba su casa. No se prodigaba por fiestas, siendo en cambio una gran anfitriona a la que le encantaba cocinar y leer.

 

Durante su carrera, dio de sí a toda su creatividad, ingeniando shows que llegaban a durar más de un cuarto de hora, con atrezzos y vestuarios que ella misma diseñaba y confeccionaba. Era perfeccionista, original y generosa invirtiendo dinero en sus creaciones y puestas en escena.

Su espectáculo del Baño de Espuma, entre otros, se hizo tan famoso, que colgaba el cartel de «sold out» en los teatros más grandes. Y esos mismos shows la llevaron varias veces a prisión, por «ofender la moral pública»

Tras una de las acusaciones que pretendía hundir la reputación y la carrera de St. Cyr, el efecto fue todo el contrario y se hizo mucho más aclamada y cotizada que nunca. También llegó a tener que representar uno de sus shows ante un jurado para ser absuelta. Fue declarada inocente. «It’s a wonderful and a real victory», dijo la propia St. Cyr.

Tuvo sus escarceos con el cine, aunque nunca interpretó un papel de relevancia. Únicamente interpretándose a sí misma en las revistas cinematográficas de Burlesque dirigidas por Irving Klaw, «Striporama» (1953) y «Varietease» (1954)

Lili tenía miedo de hacerse mayor, y no concebía la vejez como posibilidad para una showgirl. A los cincuenta y pocos años, afectada de artitris y osteoporosis, se retiró de los escenarios y creó su propia firma de ropa interior «Undie World of Lili St. Cyr» (El mundo íntimo de Lili St. Cyr), que ofrecía prendas especiales para showgirls y para dar alegría y chispa a la vida cotidiana.

Falleció en 1999 en Los Ángeles y su muerte hizo revivir la atención hacia el Burlesque, el género pin up y las producciones de los años 40 y 50.

 

Yo siempre he estado muy de acuerdo con las palabras de Janet / Susan Sarandon y lo estaré siempre:

God bless Lili St Cyr

Por Susie Mambo

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad