Voy a ser muy sincera: ayer no me podía ni mover y me dolían hasta las pestañas.
Y es que desde Marzo de 2019, que un bulto en el pecho cambió las cosas para siempre, no me metía tanta caña dando clase.

Pero no me importa. Aunque tenga que descansar y reposar como una señora, no cambio estar en la Escuela por nada del mundo. 🧜🏻‍♀️

Las cosas no son fáciles, no. No podemos abrazarnos. No podemos vernos las sonrisas. Tenemos compañeras confinadas que no pueden venir…
Pero aún en las peores circunstancias, haber podido empezar un curso más, mucho más recuperada que hace un año y con todas vosotras es un sueño.

Gracias infinitas, chicas. 💗
Prometo descansar mucho todo el finde y el martes volvemos a vernos.🤸🏼‍♀️

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad